Archivo de la etiqueta: 2. Centro Virtual Cervantes

ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE VARIOS ARTÍCULOS

Estándar

LOS SIGUIENTES SON ALGUNOS RESÚMENES COMENTADOS DE ARTÍCULOS QUE PUEDEN SER DE SU INTERÉS.

  1. Richards C. Jack & Lockhart Charles. Reflective
    Teaching in Second Language Classroom
    s. New York: 1995. USA: Cambridge
    University Press.

Chapter 1: Approaches to classroom investigation in
teaching.

The procedures discussed throughout this chapter have
to do specially with:

  • Teaching journals: written or recorded accounts on
    teaching experience.
  • Surveys and questionnaires; video and tape recording:
    activities such as administering a questionnaire, completing a survey or
    recordings of a lesson in order to collect information.
  • Action research: implementation of action plan
    designed to bring about change into the teaching and monitoring of the new
    implementations.

Action research refers (in the book) to teacher-initiated classroom investigation to increase the teacher’s
understanding of classroom teaching and learning and to bring about some
changes.

In my view, action research may be a good chance for
teachers in order to reflect more upon their teaching task and get involved in
research at a greater scale. This type of introspection is presented as a means
to identify problems in the classroom in order to give them a solution through
research. This is then a great opportunity to update teacher’s personal
journals and get more in contact with what is really happening in bilingual
classrooms.

  1. Centro Virtual Cervantes(2010). Diccionario de
    términos clave de ELE. De: http//www.cvc.cervantes.es

Lengua meta: En didáctica de las lenguas se emplea el término
lengua meta (LM, traducción del inglés
target language) para referirse a la lengua que
constituye el objeto de aprendizaje, sea en un contexto formal de aprendizaje o
en uno natural.
Atendiendo a las situaciones y circunstancias en que
se aprende la LM, se suele distinguir entre lengua extranjera (LE) y lengua
segunda (L2). Cuando la LM se aprende en un país donde no es ni oficial ni
autóctona, se considera una LE; p. ej., el español en Brasil. Cuando la LM se
aprende en un país donde coexiste como oficial y/o autóctona con otra(s)
lengua(s), se considera una L2.

Por otro lado, los procesos de aprendizaje de una LE y
de una L2 también presentan algunas características en común; p. ej., en ambos
casos el aprendiente ya posee un cierto conocimiento del mundo y una
determinada competencia comunicativa en su L1. Así, se comprende que,
independientemente del modo de enseñanza, el aprendiente tienda a relacionar la
LM y su cultura con su L1 y su propia cultura, es decir, se sirve de los
conocimientos que ya posee para facilitarse el aprendizaje de los nuevos
conocimientos léxicos, gramaticales, socioculturales, etc.

Este artículo ofrece una clara visión en cuanto a la diferencia entre la Lengua Extranjera
y la Segunda lengua. Esto en cuanto a tratar de definir más exactamente qué es
el bilingüismo y cómo orientar mi proyecto de investigación dentro de ese
marco. Además, puede entenderse que hay una relación dependiente entre lengua y
cultura establecida(quizás inconscientemente) por el aprendiz, y que es
utilizada como una herramienta de comunicación a la hora de desenvolverse en
contextos bilingües.

 

  1. Rangel, G. Mauricio (2004, abril). Bilingüismo: ¿cómo
    ocurre y cuáles son sus efectos? Boletín de la Facultad de Psicología de la
    Universidad el Bosque. [Versión electrónica] No 15.

Francis
ha planteado dos posibles formas para el procesamiento de dos lenguas, a saber:
la independiente y la interdependiente. La
primera se refiere a la operación aislada de cada lengua, donde el
procesamiento de una lengua no afecta el de la otra,  mientras que la segunda indica que el
procesamiento de una lengua afecta el otro. Se ha podido comprobar que los
bilingües dan diferentes asociaciones a palabras en su lengua original y a sus
traducciones; además, pueden recordar la lengua en la que se han presentado los
estímulos en una tarea de recuerdo libre y reconocimiento. Igualmente se ha
comprobado que los bilingües tienen mejor memoria de reconocimiento para
palabras en su lengua original que para las traducciones (Gerard y Scarborough,
1989). Por otra parte, Ordoñez, Carlo, Snow y McLaughlin (2002) indican quelas
habilidades para producir asociaciones de palabras se mantienen sin importar la
lengua que esté utilizando la persona bilingüe.

En el
contexto bilingüe de enseñanza e interacción no puede dejarse de lado el
aspecto cognitivo. El autor del artículo ofrece una teoría reciente desde el
punto de vista de la psicología con el cual es posible comprender un poco más
la “negociación “ interna que hace el aprendiz de manera constante. Ese juego
semántico, proxémico, dialéctico, etc.
dentro del marco cultural, hace que el aprendizaje de una segunda lengua
se convierta en un proceso complejo por su riqueza en elementos subyacentes que
incluso el mismo aprendiz no los nota, pero que los utiliza constantemente.

 

  1. Castro, Damaris (2007,September) Inquiring into
    Culture in our  Foreign-Language
    Classrooms. Colombian Applied Linguistics Journal. [Versión electrónica] No. 9.

In the past decades, a trend has focused on dealing
with the issue of culture and how it affects SLA. Hinkel (1999), Robinson
(1988), and Seelye (1984) consider culture a cornerstone to achieve a complete
command of the language.
Robinson (1988) claims that
“many educators emphasize the importance of ‘practicing culture’ in the
classroom rather than trying to define it” (p. 7). After exploring different
definitions of the term
culture, the author takes them into account, and
proposes to gather that each individual’s concept of culture while developing
in his/her native compare and contrast cultures for a better understanding of
cross-cultural differences.

Lo que
propone la autora de este artículo se acerca enormemente a mi propuesta de
investigación. Castro dice que en nuestros salones bilingües debemos promover
un sentido de apreciación y entendimiento hacia las diferencias culturales, en
lugar de pedirles a nuestros estudiantes que imiten ciegamente patrones de
interacción y de comportamiento de la L2. Mi posición es bastante similar a la
de Castro, ya que pienso también que en nuestros contextos bilingües debemos
animar a los estudiantes a que identifiquen reacciones que se contrasten en una
situación específica, y de esta manera ellos descubrirán cómo reaccionar ante
tal o cual situación. Esto lo lograrán basados en el conocimiento y no por
imitación. Según la autora, nuestra cultura nativa nos dice cuáles elementos
tomar de cada cultura y cuáles no. Esto es realmente importante, ya que cuando
el hablante bilingüe está en la capacidad de establecer diferencias y
similitudes entre su propia cultura y la de la segunda lengua, gana un enorme
terreno en cuanto a solución de conflictos, identidad y tolerancia. Estos tres
últimos son elementos inherentes a la cultura de un individuo que nunca debería
pasar por alto, especialmente, un hablante bilingüe o plurilingüe, ya que los
estándares de vida globalizados de hoy esto es lo que exigen.

Finalmente,
considero esencial la propuesta de la autora en cuanto a que es vital que los
aprendices de la segunda lengua tengan siempre en cuenta las diferencias
culturales; es decir, que desarrollen un sentido de entendimiento
intercultural. Esta es quizás una ardua tarea, no sólo para los docentes en
Lenguas sino para los aprendices, pero se convierte en un elemento que subyace
en el aprendizaje y la enseñanza y que no debemos olvidar.